“MIS PIES ME ESTÁN MATANDO”

Cuando explico que el estrés emocional, físico y químico son la causa subyacente de subluxaciones, muchos se preguntan cómo las emociones pueden causar desajustes de la columna vertebral. Sin embargo, nuestro lenguaje revela algunas conexiones comunes:

“NO PUEDO SOPORTARLO”

“ES UN VERDADERO DOLOR EN EL CUELLO”

“MIS PIES ME ESTÁN MATANDO”

Nuestras emociones están vinculadas con el significado que damos a las situaciones o circunstancias.

Por ejemplo, para algunos de nosotros, simplemente el hecho de ver una serpiente produce miedo o aversión. Pero para otros, la misma serpiente es un reptil hermoso para ser acogido.
Las respuestas emocionales frente a la misma serpiente pueden ser muy variadas.

La relación es compleja, pero en pocas palabras, cuando nos estresamos, nuestro cuerpo libera una hormona de “lucha o huida” llamada cortisol, que influye en la tensión muscular de todo el cuerpo.

Cuando los músculos que sostienen la columna se tensan, se pueden desalinear los huesos de la columna, cosa que afecta a la médula espinal y las raíces nerviosas que salen de la columna vertebral adyacente. Después de todo, los huesos no se mueven a menos que actúe sobre los músculos, y los músculos no se contraen a menos que reciban la orden del sistema nervioso.

Nuestra salud emocional afecta nuestro sistema inmunológico, aumentando nuestra susceptibilidad a los resfriados y las infecciones durante o después de tiempos difíciles emocionalmente.

Por supuesto que el cuidado quiropráctico regular no eliminará el estrés, podrá ayudar a que te adaptes mejor a él!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *