Entradas

Asma crónica y el ajuste vertebral quiropráctico

El año 1995 el Hospital Universitario Nacional de Copenhague (Dinamarca) realizó una prueba entre paciente y observador, encubierta y confrontada, para evaluar la eficacia del tratamiento quiropráctico en el control del asma crónica en combinación con terapia farmacéutica de mantenimiento.

La prueba fue conducida en la clínica de pacientes externos del Hospital Universitario Nacional en Copenague, Dinamarca. Treinta y un pacientes de edades entre 18 y 44 años participaron, todos sufrían de asma crónica controlada por dilatadores bronquiales y/o esteroides inhalados. Los pacientes que habían recibido tratamiento quiropráctico para el asma dentro de los últimos 5 años, y quienes habían recibido esteroides orales y terapia inmunológica no fueron admitidos. Los pacientes fueron elegidos al azar para recibir tratamiento quiropráctico activo de ajuste vertebral o bien un falso tratamiento quiropráctico de manipulación vertebral, 2 veces a la semana por 4 semanas, y después cruzarse al tratamiento de alternativa por otras 4 semanas. Ambas fases fueron precedidas y seguidas por un periodo de 2 semanas sin tratamiento quiropráctico.

Las medidas más importantes resultantes fueron volumen espiratorio forzado en el primer segundo (FEV1), capacidad vital forzada (FVC), uso diario de broncodilatadores inhalados, grado de severidad de los pacientes asmáticos y reactividad bronquial no específica (n-BR).

Usando el análisis de cruzamiento no se encontraron significativas diferencias de estadísticas o diferencias clínicamente importantes entre la intervención quiropráctica activa o la falsa en cualquiera de las medidas principales o secundarias resultantes. El objetivo del funcionamiento pulmonar no cambió durante el estudio, pero a través del curso del estudio, la hiperactividad bronquial no específica (n-BR) mejoró el 36% y el grado del severidad de los pacientes asmáticos diminuyó el 34% comparado con los valores de la línea básica.

Fuente: Asociación Española de Quiropráctica,
www.quiropractica-aeq.com
Asma crónica y el ajuste vertebral quiropráctico: una prueba clínica general”. Nielsen N.H, Bronfort G., Bendix T., Madsen F., Weeke B. Hospital Universitario Nacional (Reigshospitalet), Departamento Médico TTA y Unidad Alérgica de Copenhague (Dinamarca). 1995

Por qué funciona la Quiropráctica en el Deporte

La Quiropráctica es una práctica innovadora que tiene una visión integral del organismo. El cuidado quiropráctico, al eliminar las subluxaciones, hace posible una comunicación fluida entre el cerebro y el organismo, para que la información fluya sin interferencias. Esta premisa, aplicada a la Quiropráctica deportiva, tiene como resultado la mejora y potenciación de los atletas, y la prevención de lesiones, ya que mejora íntegramente el funcionamiento del organismo.

El enfoque de la Quiropráctica sobre el sistema nervioso y la biomecánica de la postura permite al cuerpo funcionar al 100% y curarse a sí mismo. El proceso de curación siempre se produce desde dentro hacia fuera, pero diversos estudios científicos muestran que la Quiropráctica da un gran apoyo al cuerpo en este proceso de recuperación.

“La calidad de la curación es directamente proporcional a la capacidad del sistema nervioso de enviar y recibir los mensajes neurológicos.”
Journal of Neurological Science

Dado que los Doctores en Quiropráctica son expertos en la biomecánica humana, son muy concientes de la postura y los movimientos. Observando a un atleta en acción, el quiropráctico puede detectar y prevenir un problema estructural que puede conducir a lesiones y a un descenso del rendimiento. Las heridas son causadas muchas veces por una biomecánica inapropiada y un desequilibrio muscular en la espalda.

“La Quiropráctica es una parte indispensable de la carrera de cualquier atleta, así como de cualquier otra persona. En primer lugar somos seres humanos; luego atletas. En los atletas debemos identificar y resolver rápidamente cualquier problema neuro-músculo-esqueletal, cualquier disfunción, cualquier deficiencia orgánica o cualquier dificultad oculta. Los trastornos que no muestran síntomas son, a menudo, los más problemáticos. Lo que los atletas (o cualquier persona) no saben, es que lo que ocurre en su interior es lo que puede crear los problemas y lesiones más graves. No podemos basarnos en cómo nos encontramos para saber cómo estamos. A menudo los problemas que no aparecen a primera vista son los más graves, los que están a punto de estallar y que pueden poner fin a una carrera, al provocar una lesión o una enfermedad que se podía haber evitado.»
Jeffrey Spencer, Quiropráctico de Lance. Armstrong y Tiger Woods.

El estudio trata de comparar el tiempo de reacción de 2 grupos (un grupo de 10 pacientes quiroprácticos que reciben ajustes vertebrales regularmente para corregir subluxaciones, y otro grupo de personas que no reciben ningún cuidado quiropráctico). El tiempo de reacción se mide por ordenador en una prueba en que los participantes deben mover un cursor hacia un objetivo. Los resultados muestran que los que reciben ajustes vertebrales obtienen una importante mejora de su tiempo de reacción (>9,2 %), frente a un resultado muy inferior en el segundo grupo (>1,7%).
Conclusión: El cuidado quiropráctico mejora el tiempo de reacción. Los resultados del estudio sugieren que los ajustes vertebrales influyen en el comportamiento motor. Las implicaciones para los deportistas son enormes: es evidente que la Quiropráctica parece mejorar el rendimiento.
Los Ajustes Quiroprácticos mejoran el tiempo de reacción. JMPT, abril de 2006.

EL ASMA: UN TRASTORNO EN ASCENSO

Una interferencia en el sistema nervioso (o subluxación) afecta el sistema respiratorio provocando cualquier trastorno/enfermedad del sistema respriratorio.

En un centro quiropráctico te corregirán esas subluxaciones permitiendo que tu organismo pueda funcionar al 100% de sus capacidades.

El asma es una condición muy seria que afecta a los pulmones. El alveolo, es un saco de aire que se encuentra dentro de los pulmones, y/o el bronquio no se abre completamente dando como resultado un cambio de oxígeno a dióxido de carbono pobre o la constricción de las vías aéreas. El resultado es una dramática incapacidad para respirar correctamente. Los tratamientos tradicionales son los inhaladores que fuerzan temporalmente al pulmón a abrirse drogando al sistema nervioso. Por más efectivos que estos inhaladores sean, tienen muchos efectos secundarios y con el tiempo llegan a dañar al tejido pulmonar. Los Quiroprácticos saben que el control de todas las funciones de los pulmones comienza en el sistema nervioso. Si este sistema no está funcionando correctamente desde el nacimiento se va a manifestar presentando enfermedades como el asma. Hay literalmente miles de pacientes quiroprácticos que aseguran haberse curado al recibir ajustes quiroprácticos regularmente.

EL ASMA INFANTIL
El Asma Infantil es la enfermedad crónica más habitual entre los menores de 14 años. Es una patología de las vías aéreas caracterizada por episodios recurrentes, más o menos frecuentes, de tos, silbidos en el pecho al respirar y ahogos. Se estima que, dependiendo de la zona geográfica, entre el 5% y el 15% de niños la padecen. Pero lo más llamativo es que su incidencia se está incrementando de forma alarmante y que en las dos últimas décadas los casos se han duplicado. En la infancia es más frecuente entre los niños que en las niñas, con una relación de 2 a 1, pero a medida que se acercan a la pubertad y a la adolescencia la frecuencia entre ambos sexos se va igualando. Por regla general, los niños asmáticos mejoran en la pubertad y adolescencia, pero entre un 30% y un 50% volverá a tener síntomas a partir de los 20 años. El asma infantil ocasiona una disminución de la actividad del niño y absentismo escolar.

CONTROL DEL SISTEMA RESPARATORIO
El aparato respiratorio como todo sistema del cuerpo recibe sus órdenes del sistema nervioso, principalmente del sistema nervioso vegetativo, tanto en su componente simpático como en el parasimpático. La doble finalidad del sistema va a proporcionar por medio del sistema simpático una bronco dilatación (aumento de aporte de oxígeno al sistema), mientras que el parasimpático proporciona un aumento de las secreciones respiratorias y una bronco constricción, que implica un aumento de la espiración.

Además de estos nervios, los receptores sensitivos del árbol respiratorio reaccionan a químicos a fin de provocar una espiración forzada cuando necesario.

Curar la sordera mediante quiropráctica

Ya comentamos anteriormente (Quiropráctica contra la sordera: lo que dice la historia) que la quiropráctica empezó justamente remediando un caso de sordera:

Estuve sordo durante 17 años. Esperaba quedarme así para siempre, ya que había acudido a muchos médicos sin conseguir nada. Me había mentalizado hacía tiempo de que no me sometería a más tratamientos de oído puesto que no funcionaban, pero el pasado mes de enero el Dr. Palmer me dijo que la sordera provenía de una lesión en la columna. Esto me resultó novedoso, aunque era un hecho que tuve una lesión de columna cuando me quedé sordo. El Dr. Palmer me trató la columna y en dos sesiones volví a oír con normalidad. Esto ocurrió hace ocho meses. Mi audición continúa en buen estado.
Harvey Lillard, 320 W. Eleventh St., Davenport, Iowa, (Palmer 1897).
También conocido com el primer paciente quiropráctico de la historia de la medicina.
Fuente: Enero de 1897: The Chiropractic

Más actualmente, Una serie de investigaciones quiroprácticas y médicas realizadas en 11 países, informan de que la gran mayoría de los casos de sordera suelen venir de un problema de las cervicales superiores (especialmente cuando ocurren después de una lesión de latigazo, trauma por accidente de coche por ejemplo). El mecanismo de sordera y el alivio en estos casos siguen siendo desconocidos. La disminución de sangre en el oído interno parece ser un factor importante.

Sin embargo, la teoría enunciada por muchos profesionales, de que la irritación mecánica del Plexus simpático (nervio vertebral) desemboca en un espasmo de la arteria vertebral y en una disminución del flujo de sangre, ha sido descartada en una investigación reciente. Es posible que exista otro mecanismo a través del sistema nervioso simpático, pero si se acumulan los testimonios positivos de pacientes con problemas auditivos, no hay ningún indicio que pueda asegurar del éxito del tratamiento – a parte de los casos con una patología de las cervicales superiores-. Todavía el tratamiento sigue siendo el diagnóstico. Algunos pacientes tendrán una mejoría tremenda, otros un alivio notable y muchos, no sentirán ningún alivio – para ellos el origen “vertebrogenic” se descarta-.

Fuente: (Terrett AGJ (2002) Vertebrogenic Hearing Deficit, the Spine, and Spinal Manipulation Therapy: A Search to Validate the D.D. Palmer/Harvey Lillard Experience, Chiro J Aust 32(1):14-26)

Y en otro estudio, 15 personas con varios grados de sordera, se sometieron a varias frecuencias a fin de evaluar su propio grado de deficiencia. Después, cada paciente se sometió a UN solo ajuste quiropráctico antes de ser reevaluados.

Después de solamente un ajuste, la mayoría de los participantes notaron una mejora significativa en varios niveles de tonos usando una prueba estándar llamada “criteria Ventry&Weinstein. A 40dB, 6 pacientes recuperaron el oído, 7 tuvieron mejoría y 2 no notaron cambios. A 25dB -usando frecuencia del discurso – ninguno de los pacientes se recuperaró completamente.

Sin embargo, 11 notaron mejoría, 4 no tuvieron cambios y 3 faltaron un tono.

Los resultados de este estudio añaden más credibilidad a la historia del primer ajuste quiropráctico. Los investigadores concluyeron: “Las observaciones documentadas en esta investigación aportan un soporte limitado a la literatura previa, pero indican que cuando se prueba el oído inmediatamente después de un ajuste vertebral, puede mejorar en los 2 oídos.”
Fuente: Journal of Chiropractic & Osteopathy, Jan 19, 2006.

Quiropráctica contra la sordera: lo que dice la historia


El 18 de septiembre de 1895, Daniel David Palmer estaba trabajando por la tarde en su oficina cuando un conserje, Harvey Lillard, comenzó a trabajar cerca. Un ruidoso camión de bomberos pasó cerca de la ventana y a Palmer le sorprendió que Lillard no reaccionara en absoluto. Se acercó al hombre e intentó iniciar una conversación, pero enseguida se dio cuenta de que Lillard padecía sordera.

Con paciencia, Palmer consiguió comunicarse con el hombre y supo que había escuchado con normalidad la mayor parte de su vida. Sin embargo, un día, mientras estaba en una posición apretada y encorvada, sintió como algo hacía «pop» en su espalda, y cuando se levantó, se dio cuenta de que no podía oír. Palmer dedujo de esto, que los dos acontecimientos, el crujido en la espalda y la sordera, tenían que estar conectados.

Palmer examinó la columna del conserje y descubrió un bulto en el área donde Lillard decía que había sentido el ruido. Razonando que el bulto era el resultado del desalineamiento de una de las 24 vértebras de la columna, «llegué a la conclusión de que si la vértebra volvía a su sitio, el hombre recuperaría la capacidad auditiva», escribió después en sus notas. «Con este objetivo en mente, y después de una charla de media hora, convencí a Mr. Lillard para que me dejara recolocarla. La devolví a su posición con el proceso espinal como palanca, y unos días después pudo oír como antes.

En el proceso, ¡nació la quiropráctica! Sin embargo, los antiguos Egipcios y Griegos, aunque poseían poco conocimiento sobre la estructura interna del cuerpo humano, ya sabían del continuo esfuerzo del cuerpo para curarse a sí mismo.

Durante el Renacimiento, los hombres del conocimiento propusieron teorías que hablaban de “fuerzas vitales” dentro del cuerpo. Fuerzas que organizaban su propia resistencia a la enfermedad y mantenían al cuerpo saludable. Esta “fuerza vital” es a lo que los Doctores en quiropráctica denominamos “inteligencia innata del cuerpo”.

Fue D.D. Palmer quien, en 1895, descubrió la relación entre las fuerzas vitales de los cuerpos, el sistema nervioso, la columna vertebral y la expresión de salud. El se dio cuenta de que la inteligencia innata se esfuerza continuamente para mantener al cuerpo en armonía y en un funcionamiento perfecto, utilizando al sistema nervioso para coordinar, regular y controlar todas las funciones dentro del cuerpo humano.

LA QUIROPRÁCTICA MEJORA SU SISTEMA INMUNOLÓGICO

Dado que la Quiropráctica actúa sobre el sistema nervioso y que el sistema nervioso tiene un control directo sobre el sistema inmunológico, entonces la Quiropráctica ayuda a mejorar su “sistema de defensas”.

De hecho, el doctor en quiropráctica, corrigiendo las subluxaciones o interferencias nerviosas, permite de restablecer la conexión entre el sistema nervioso (cerebro, médula espinal y nervios) y los órganos del sistema inmunológico. Resultados: un cuerpo más capaz de adaptarse a nuestro entorno siempre cambiando, un cuerpo más fuerte! Las investigaciones lo confirman:

Los sistemas inmunológicos de individuos bajo cuidado quiropráctico experimentaron una mejoría del 200% en la respuesta de su sistema inmunológico, en comparación con aquellos individuos que no recibieron cuidados quiroprácticos, y de 400% en comparación con aquellos pacientes con cáncer.

Fuentes: Dr Ronald Pero, PhD., New York University Medical Research Department

Al crear subluxaciones en el área dorsal 3 y 4, los investigadores demostraron que la expresión genética del sistema nervioso se veía alterada.

Es de especial interés el efecto que tuvo este hecho sobre es sistema nervioso, el controlador de los órganos del sistema inmunológico. Por ejemplo, la producción, por parte de la médula, de células inmunológicas encargadas de limpiar el cuerpo de invasores se vio significativamente reducida.

Fuentes: Jan. 97 Spine, March 1996 Experimental Neurology, Ja

EL SISTEMA INMUNE Y EL SISTEMA NERVIOSO

El mecanismo descrito de manera muy simple más arriba es sólo posible gracias a las informaciones mandadas por el cerebro a los órganos llaves del sistema inmune (por ejemplo el bazo, nódulos linfáticos, tiroides, médula). Efectivamente, como cada sistema de nuestro cuerpo, el sistema inmunológico está relacionado con el sistema nervioso – órgano más precioso e importante del cuerpo.

David Foelten, MD, PhD, profesor de Neurobiología de la Universidad de Rochester School of Medicine, (New York) fue el primero a demostrar que hay fibras nerviosas que unen el sistema nervioso con el sistema inmunitario, comprobando así la relación directa entre los dos sistemas. Descubrió, en efecto, que fibras nerviosas del sistema nervioso autónomo conectan con células de varios órganos como la médula de los huesos, la tiroides, el bazo etc… Estos nervios tienen un papel muy importante en las respuestas del cuerpo bajo estrés y en sus consecuencias sobre la Salud. El Dr. Foelten enseñó que estas conexiones neurológicas pueden influir en el comienzo de un cáncer, de enfermedades infecciosas, infecciones retrovirales, enfermedades autoinmunitarias y baja de inmunidad debido al envejecimiento.

Investigadores alemanes han comprobado en ratones la conexión entre el sistema inmune y el sistema nervioso, confirmando así que las defensas del sistema inmunitario están, al menos parcialmente, influenciadas por el sistema nervioso. Estudiando los vasos sanguíneos y linfáticos que rodean los intestinos de los ratones, científicos del Helmholtz Centre for Infection Research pudieron ver, a través del microscopio y con técnicas de marcación, que las células más importantes del sistema inmunológico forman conexiones con los nervios. Por otro lado, descubrieron también que algunos nervios culminan en las glándulas linfáticas de los intestinos, y que las células del sistema inmune pueden reconocer a los transmisores o sustancias mensajeras del sistema nervioso.

La Quiropráctica: Un nuevo enfoque de la Salud

El mayor error sobre la quiropráctica es pensar que sólo ayuda en el caso de dolor de espalda y cuello. Nada más lejos de la realidad. Aunque es verdad que los quiroprácticos pueden ayudar a esas personas en sus problemas de espalda y cuello, esos pacientes representan un pequeño porcentaje de los pacientes que vemos en nuestras consultas. Infinidad de pacientes que sufren de una gran variedad de enfermedades, han recuperado su salud a través del cuidado quiropráctico específico.

Este “nuevo enfoque” reafirma el dato científico de que el cuerpo humano es un organismo autocurativo y directamente controlado y coordinado por el sistema nervioso central, que está protegido por el cráneo y la columna vertebral. El sistema nervioso es responsable de toda comunicación en el cuerpo, controla las emociones, vista, audición, equilibrio, respiración, latido del corazón, presión arterial, digestión, tono muscular, postura, hormonas, glándulas y otras funciones. Este conocimiento explica porqué la irritación o presión al sistema nervioso central interrumpe su comunicación con el cuerpo y causa una gran variedad de problemas de salud.

¿Cuál es la singularidad del cuidado quiropráctico?

Mientras el cuidado médico ofrece los mejores beneficios en momentos de emergencia o trauma agudo, estos problemas no son más que una fracción muy pequeña de los problemas de salud de hoy en día. Mucha gente vive con enfermedades crónicas que han ido avanzando incluso después de haber recibido cuidado médico tradicional.

A menudo los pacientes descubren el cuidado quiropráctico después de llevar años de medicina tradicional que solamente ha estado tratando los síntomas o efectos de sus enfermedades. Los tratamientos prolongados que han ignorado la causa pueden permitir que los problemas de salud progresen hasta el punto de requerir cirugía. Es aquí donde el cuidado quiropráctico se diferencia de la medicina tradicional.

El cuidado quiropráctico se concentra en corregir, sin el uso de cirugía o fármacos, una de las causas más importantes de la pérdida de salud “la Subluxación Vertebral” (Dolencia provicada cuando una vértebra se desplaza hasta perder su rango de movimiento completo. Entre otros efectos, interfiere en el impulso mental que provoca un mal funcionamiento del cuerpo.).