El otoño es un buen momento para limpiar y organizarse.

Cada otoño, muchos nos ponemos en modo “limpieza”, preparando nuestras casas y patios para el invierno. Esto incluye trabajar en el jardín y tal vez incluso ordenar el sótano o el garaje. Pero no podemos dejar todo en manos de la quiropráctica. Debemos poner nuestro granito de arena!

Estos son algunos consejos que te ayudarán a asegurarte de que tu buen propósito de acabar con el desorden  no desencadena que resurja una vieja lesión en la columna o que se produzca una nueva.

Levantar correctamente

 Al levantar objetos, recuerda:

 

  1. Colócate con los pies separados a la misma distancia que tus hombros para una base de apoyo.
  2. Dobla las rodillas manteniendo la espalda recta.
  3. Aprieta tus músculos abdominales principales para ayudarte a mantener la espalda recta.
  4. Con la cabeza en posición vertical, levanta el objeto con las piernas, manteniéndolo cerca de tu cuerpo.
  5. Si el objeto es demasiado pesado para maniobrar solo, pide ayuda.

 

Recoger correctamente

 Recoger y barrer puede implicar una gran cantidad de torsión, flexión y movimientos repetitivos. Recuerda:

 

  • Sal a caminar a paso ligero o a estirarte para calentar los músculos antes de comenzar.
  • Cambia de mano de vez en cuando a la hora de barrer.
  • Barre en secciones, descansando cada 30 minutos más o menos.
  • Al llenar las bolsas de hojas, no las llenes demasiado, sobre todo si están mojadas.
  • Al levantar las bolsas de hojas, sigue las directrices para levantar objetos correctamente mencionadas anteriormente.

 

El otoño es un buen momento para limpiar y organizarse, pero asegúrate de practicar la postura correcta al levantar y recoger. Y si te excedes, llámanos y te ayudaremos a recuperarte rápidamente, y de manera natural y segura.

¿PROBLEMA NUEVO O PROBLEMA VIEJO? PREGUNTA A LA QUIROPRÁCTICA…

De niños todos nos hemos maravillado con los anillos de crecimiento de un árbol. Al contar los anillos, uno por cada año, podemos determinar la edad de dicho árbol. Los quiroprácticos tenemos un método similar de detectar cuánto tiempo ha estado presente un problema en la columna.

Muchos pacientes empezarán los cuidados porque “pasó algo” recientemente, provocando algún tipo de dolor o molestia. Pero, tras un examen, podemos ver evidencia de espolones óseos, o cambios en las superficies óseas adyacentes a las articulaciones de la columna vertebral que no se están moviendo correctamente. Eso significa que, si bien el síntoma es nuevo, ¡el problema de fondo lleva dando la lata bastante tiempo!

Estos depósitos de calcio y la remodelación ósea asociada, son formas en las que la inteligencia de tu cuerpo se acomoda y adapta a la implacable fuerza de la gravedad, el factor más estresante de todos.

¿Qué quiere decir esto? Que puede haber problemas de columna vertebral mucho antes de que aparezcan los síntomas obvios. Esa es una de las razones por las que vemos a recién nacidos, lactantes y niños en nuestra consulta.

“El árbol crece según se dobla la rama”.

Con una detección temprana y una atención quiropráctica suave, a menudo somos capaces de reducir o eliminar los problemas de abandono de la columna que vemos más adelante en los adultos.

LOS EFECTOS SECUNDARIOS DE LA QUIROPRACTICA

Probablemente has notado que la publicidad de medicamentos viene acompañada de descargos de responsabilidad que revelan los efectos secundarios de sus productos. Estos son tan extensos que a menudo ocupan una página entera de letra pequeña. O de la tranquilizadora voz de un locutor hablando sobre imágenes en cámara lenta de alegres familias disfrutando de un picnic, montando en bicicleta o de alguna otra escena saludable.

Buen intento.

Cada vez somos más los que no nos dejamos engañar por estos obvios intentos de minimizar lo que debería, con mayor precisión, denominarse “efectos no deseados”.  Lee la letra pequeña, es increíble cómo a menudo los efectos secundarios incluyen el síntoma que el medicamento se supone que trata.

LA QUIROPRACTICA TAMBIÉN TIENE EFECTOS SECUNDARIOS…

La mayoría coincide en que los efectos secundarios asociados a la quiropráctica son bastante atractivos, como más energía, un sueño más reparador, mejor equilibrio, mayor vitalidad o una curación más rápida. Seguramente haya experimentado al menos alguno de estos u otros. Estos efectos secundarios en realidad son efectos positivos.

La quiropráctica es segura, natural. Y ayuda a despertar ese algo especial en cada uno de nosotros que nos permite vivir la vida al máximo. ¿Conoces a alguien que debería venir a vernos? Anímalo a que nos llame!

La quiropráctica y el sistema inmunológico

En cuanto los días empiecen a ser más cortos, los medios de comunicación anunciarán la llegada de la temporada de resfriados y de gripe. Esta autosugestión infecta a muchos con la creencia de que enfermar durante esta época del año es probable, incluso normal.

 

Enfermar puede ser habitual, pero no normal.

 

Estas reglas te ayudarán a desafiar a las compañías farmacéuticas y disfrutar de la estación, sin ni siquiera un resfriado:

 

  1. Lávate las manos con mayor frecuencia. No hace falta ser obsesivo, pero una mejor higiene puede ayudar a prevenir muchos tipos de enfermedades contagiosas.

 

  1. No te toques la cara. Los gérmenes a menudo entran en nuestro cuerpo al restregarnos los ojos, rascarnos la nariz o tocarnos los labios.

 

  1. Evita el azúcar. Haz un esfuerzo consciente para reducir o eliminar los dulces y golosinas navideñas que pueden afectar enormemente a tu sistema inmunológico.

 

  1. Bebe mucha agua. Somos principalmente agua y cuando nos desequilibramos, independientemente de la época del año, nuestro sistema inmunológico puede verse afectado.

 

  1. Ajústate regularmente. La subluxación vertebral es una forma muy común de estrés. Un cuidado regular puede ayudarte a mantenerte bien y a conservar tu sistema inmunológico en óptimas condiciones.

 

 

“El antiguo refrán, más vale prevenir que curar, resulta ser cierto. Si hace tiempo que no nos visitas, llámanos”.

LOS MAYORES TAMBIÉN NECESITAN LA QUIROPRACTICA!

La esperanza de vida actual es la más alta de la historia, esto es un hecho. Y mientras muchos se hacen mayores sufriendo de dolores, enfermedades y movilidad reducida, el cuidado quiropráctico reduce esta sensación de envejecimiento que llega con los años.

Algunos de los beneficios de los cuidados quiroprácticos:

 

  • Reducción del dolor – Mucha gente mayor se queja de dolores crónicos en el cuello o en la espalda. El cuidado quiropráctico es una de las maneras más seguras y efectivas de reducir el dolor causado por anormalidades de la columna. Los analgésicos solo tratan los síntomas, no la causa.

 

  • Mejora de la movilidad – El cuidado quiropráctico ayuda conservar la flexibilidad de nuestra columna, ayudando así a que las personas mayores se mantengan activas y puedan seguir haciendo las actividades que tanto disfrutan, como la jardinería, el golf o la danza.

 

  • Mejora del estado de ánimo – Muchas personas mayores están a menudo de mal humor a causa de su estado de salud. Es difícil estar feliz cuando estás sufriendo. La quiropráctica puede ayudar a mejorar la función musculo esquelética de tu cuerpo, devolviéndote tu bienestar y tu felicidad.

 

  • Decrecimiento de la degeneración de las articulaciones – Una columna desalineada provoca un incremento del desgaste y de los desgarros de los huesos, articulaciones y ligamentos espinales, cosa que puede desembocar en un mal funcionamiento de tu columna. Los ajustes quiroprácticos corrigen estas des-alineaciones, reduciendo así el estrés espinal.

 

  • Mejora de la coordinación y el equilibrio – El cuidado quiropráctico ayuda a mejorar la movilidad, la coordinación y el equilibrio de tu cuerpo, evitando así muchas caídas y repetidas visitas al hospital.

 

De hecho, la función del quiropráctico es la de ayudar a los pacientes más mayores a mantener su independencia. Mejorando el funcionamiento global de su cuerpo y dándoles consejos de cómo llevar un estilo de vida saludable los quiroprácticos consiguen mejorar la calidad de vida de los más mayores.

EL DIRECTOR DE TU ORQUESTA

EL DIRECTOR DE TU ORQUESTA

Si quieres ser mejor en el trabajo, mejor en deportes, o mejor para tu familia, el cuidado quiropráctico regular puede darte la ventaja que estás buscando y conseguir ser más productivo en todos los aspectos de tu vida.

Nuestro cerebro actúa como director de orquesta y todos sus componentes deben poder recibir sus órdenes. Es decir, la capacidad de tu cuerpo para funcionar en su máximo potencial es directamente proporcional a su capacidad para recibir y responder a mensajes de tu sistema nervioso.

Mientras que una buena nutrición, el ejercicio y el descanso adecuado contribuyen positivamente a la salud de todas las células y tejidos del cuerpo, el libre flujo de los impulsos mentales a través de tu Sistema Nervioso es lo que mantiene todas las células y tejidos concentrados en sus tareas fisiológicas. Está sincronización y optimización favorece un pensamiento más claro en el trabajo, una mejor reacción muscular ante el esfuerzo físico y experiencias más profundas con tus seres queridos.
Un factor clave para el éxito personal es la capacidad de realizarte consistentemente, física y mentalmente en tu potencial. No es una coincidencia que tantos atletas profesionales, líderes corporativos y celebridades utilicen la quiropráctica para mantener su ventaja. También puede ayudar a ti y a tu familia a manteneros en el máximo potencial.

“CONFIA EN TUS INTESTINOS”

 Sorprende a muchos aprender que ellos tienen un sistéma nervioso entérico. ¿Has oído hablar sobre él?
Es el sistema que controla y regula el esófago, el estómago, el intestino delgado y el colon y tiene 5 veces más neuronas que la médula espinal.

Probablemente hayas escuchado la frase “CONFIA EN TUS INTESTINOS”. Es un sabio consejo a fin de cuentas… Si alguna vez has sentido mariposas en el estómago, o una corazonada, puedes también haber oído hablar de que tu intestino es tu “segundo cerebro”.

¿Alguna vez has vomitado?
Entonces has experimentado la sabiduría de tu sistema nervioso entérico de primera mano. Puede que no te hayas sentido bien, pero la inteligencia de tu sistema nervioso reacciona a las malas comidas y produce las contracciones necesarias para obligar al alimento a volver a tu esófago. Una respuesta muy saludable, aunque no sea agradable.

El sistema nervioso entérico se cree que también desempeña un papel importante en nuestro bienestar emocional. Se conecta al cerebro, que afecta directamente los sentimientos de tristeza o el estrés, incluso influye en la memoria, el aprendizaje y la toma de decisiones.

Muchos trastornos gastrointestinales tales como el reflujo ácido, la colitis y el síndrome de intestino irritable comienzan en el cerebro en nuestro intestino!

Ahora ya lo sabes… 🙂

“MIS PIES ME ESTÁN MATANDO”

Cuando explico que el estrés emocional, físico y químico son la causa subyacente de subluxaciones, muchos se preguntan cómo las emociones pueden causar desajustes de la columna vertebral. Sin embargo, nuestro lenguaje revela algunas conexiones comunes:

“NO PUEDO SOPORTARLO”

“ES UN VERDADERO DOLOR EN EL CUELLO”

“MIS PIES ME ESTÁN MATANDO”

Nuestras emociones están vinculadas con el significado que damos a las situaciones o circunstancias.

Por ejemplo, para algunos de nosotros, simplemente el hecho de ver una serpiente produce miedo o aversión. Pero para otros, la misma serpiente es un reptil hermoso para ser acogido.
Las respuestas emocionales frente a la misma serpiente pueden ser muy variadas.

La relación es compleja, pero en pocas palabras, cuando nos estresamos, nuestro cuerpo libera una hormona de “lucha o huida” llamada cortisol, que influye en la tensión muscular de todo el cuerpo.

Cuando los músculos que sostienen la columna se tensan, se pueden desalinear los huesos de la columna, cosa que afecta a la médula espinal y las raíces nerviosas que salen de la columna vertebral adyacente. Después de todo, los huesos no se mueven a menos que actúe sobre los músculos, y los músculos no se contraen a menos que reciban la orden del sistema nervioso.

Nuestra salud emocional afecta nuestro sistema inmunológico, aumentando nuestra susceptibilidad a los resfriados y las infecciones durante o después de tiempos difíciles emocionalmente.

Por supuesto que el cuidado quiropráctico regular no eliminará el estrés, podrá ayudar a que te adaptes mejor a él!

El síndrome de la billetera

El síndrome de la billetera, se produce por la compresión del nervio ciático
a la altura de músculo piramidal (en el glúteo).

¿Por qué se produce?
Bueno, por llevar la cartera en el bolsillo trasero del pantalón…por inofensivo que parezca!

Haciendo esto, al pasar mucho rato sentados sobre la cartera, las caderas pierden su alineación normal y alteran la postura, provocando un aumento de presión sobre el nervio que puede llegar a producir un dolor agudo que irradia en algunos casos, hasta el pie.

Asique recuerda, si vas a pasar un buen rato sentado
(en una cena, en un bar, conduciendo, en un avión, o donde sea…)
quizás lo mejor sea cambiar la cartera al bolsillo delantero.

Si bien el dolor de cabeza es algo muy común… no es algo normal.

La cefalea es una dolencia que afecta a alrededor del 80% de las personas, y si bien existen varias causas que la desencadenan, la cefalea tensional es la más común, seguida por la migraña.

Puede estar provocada por diversos factores:

  • A nivel emocional : por nervios, ansiedad.
  • A nivel físico: por latigazos cervicales, malas posturas, insomnio.
  • A nivel Químico: por las hormonas, alcohol, dieta y factores medioambientales.

Por suerte existe la quiropráctica que brinda  una solución muy efectiva, sin medicamentos, y natural para aliviar los dolores, ya que al eliminar o reducir los bloqueos de la zona cervical corrigiendo la alineación de las vértebras, reduce la presión sobre los nervios sensitivos que van hacia la cabeza. La quiropráctica no solo trata los síntomas, sino que trabaja sobre la raíz del problema ¡y no tiene efectos secundarios!

Es más…además de aliviar el dolor, la quiropráctica ayuda a reducir la frecuencia y la intensidad de las cefaleas.

 

Pide tu cita para un examen completo de la zona cervical. Luego el quiropráctico realizará los ajustes vertebrales necesarios para eliminar la presión sobre los nervios que están causando los dolores lo que  mejorará el funcionamiento de tu sistema nervioso.