Un hueso muy pequeño con un gran trabajo

El primer hueso de tu columna vertebral, justo en la base de tu cráneo se llama atlas. La importancia de este pequeño y extraño hueso no puede tomarse a la ligera: puede ser la diferencia entre vivir con dolor crónico o vivir sin dolor.

 

Así que vamos a profundizar un poco en este atlas de 28 gramos.

 

Cada impulso nervioso que viaja desde el cerebro y recorre tu cuerpo pasa por el atlas. Es el que protege el tronco del encéfalo, el encargado de que tu cuerpo lleve a cabo funciones como respirar, el latir de tu corazón y la digestión. La mayoría de los movimientos laterales de tu cabeza también están controlados por el atlas y el axis, el segundo hueso de tu columna.

 

¿Qué ocurre si este huesecillo se disloca de su posición apropiada? Si sufres un golpe en el cuello de un accidente de coche, una caída, un parto forzoso o cualquier otro suceso que provoque una dislocación del atlas, puedes sufrir migraña, dolor del cuello, dificultades para dormir, problemas respiratorios, estreñimiento, falta de equilibrio, etc. Tu cabeza debe estar centrada sobre el atlas, y si este se disloca tu cabeza está literalmente mal colocada.

 

Un examen quiropráctico puede determinar si tu cabeza está bien o mal colocada. Si no lo está, los ajustes quiroprácticos pueden ayudarte a recolocar tu atlas para aliviar los síntomas que estás experimentando.

 

Con el peso que tenemos sobre este huesecillo, ¿no crees que deberías llamar y pedir tu examen espinal hoy mismo?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *