Causa y efecto quiropráctica

¿Podemos confiar en que la vida se desarrolle bien?

¿Alguna vez has visto un evento singular en tu vida y has pensado: es milagroso que ese evento haya sucedido, exactamente así, precisamente en este mismo momento? Todo tenía que estar alineado de una manera tan precisa, con una probabilidad tan improbable, ¡que parece imposible!

Uno de los principios significativos que tenemos en Quiropráctica es el de causa y efecto: que todo tiene una causa, y también todo tiene un efecto. Pero, cuando miramos la vida misma, la forma en que se desarrolla, y todas esas minucias de los detalles que tienen que ser así para que las cosas funcionen como lo han hecho, entonces la vida parece desarrollarse ante nosotros de esta manera aparentemente compleja. .

Independientemente de la complejidad de los eventos, podemos optar por mirar la vida con total confianza: todo ha sucedido así, para llevarme a este mismo lugar en este mismo momento. Para nosotros, esa confianza proviene de otros dos conocimientos que tenemos en quiropráctica:

1. Hay un nivel de organización en todo, aunque a menudo es demasiado complejo para que lo entendamos.
2. La vida tiene este impulso y un fuerte deseo de continuar, no solo de sobrevivir, sino de evolucionar, de crecer más allá de este mismo momento.

Saber que todo en la vida está organizado, y que la vida tiene ese impulso de continuar y evolucionar más allá de este momento, y así sucesivamente, puede darnos un cierto sentido de confianza.

Y si toda la vida está organizada, también lo está mi vida.

Mirando hacia atrás, sé que mi vida es una serie de eventos de causa y efecto ininterrumpidos que siempre han estado entrelazados con quien soy, entrelazados con mis valores y mis creencias, y las acciones que elijo tomar. Acciones que, a su vez, provocan más efectos que luego se convierten en sí mismos en causas de efectos futuros.

Y, la suma de toda esa complejidad, todo lo que parece imposible de desenredar, resulta en un punto específico: quién soy, aquí, ahora mismo, haciendo exactamente lo que estoy haciendo, ahora mismo.

Lo que puedo elegir ver como perfecto. Y puedo elegir confiar en que la vida es perfecta, ahora mismo, tal como es.

Y, de esa manera, ahora creo una cadena futura que sigue y sigue, hacia un futuro que no podría imaginar.

Si elegimos confiar en la vida, y confiar en que la vida está organizada, entonces esto, lo que está sucediendo ahora mismo, está bien. Y este, este momento de bondad, continúa creando más bondad en la vida …

Y sigue y sigue y sigue…..

Nimrod – Quiropráctico Pura Vida Badalona

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *