El lenguaje del dolor

El dolor es serio, y aliviarlo es un gran trabajo.  Aquellos que sufren dolor gastan billones buscando alivio. De hecho, el dolor es a menudo lo que impulsa a la gente a venir a nuestra práctica.

Pero el dolor, rara vez es el problema.

Naturalmente, si estás experimentando dolor, quieres que se vaya. Y mientras que puedes esperar nuestra compasión, estamos interesados en corregir la causa de tu dolor.

Un propósito del dolor es advertirnos de una limitación.

El dolor es también cómo nuestro cuerpo se comunica con su dueño: tu.

También señala que algo necesita tu atención. Se necesita hacer un cambio.

Dolores de cabeza, espasmos, hormigueos. Dolores y molestias te alertan de que algo  está mal y necesita corrección.

Sólo recuerda, el dolor no es el problema: no más que el sonido ensordecedor del detector de humo. Es un lenguaje.

Primero, tu cuerpo va a susurrar sutilmente para advertirte. Si no lo escuchas, habla con mayor urgencia. Si lo ignoras puede llegar a convertirse en un grito.

Cuando tu cuerpo habla, es sabio prestarle atención.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *