¡No tengas miedo!

El miedo adquiere sentido cuando uno se encuentra en situación de peligro, pues forma parte del instinto de supervivencia del ser humano.

Pero, ¿qué hay del miedo crónico? ese miedo que te produce insomnio y que hace que te preocupes por planes y eventos futuros que puede que nunca ocurran.

El miedo crónico es una respuesta irracional a una amenaza percibida. Pero aquello que percibimos puede que no llegue a ocurrir nunca o que no tengamos siquiera control sobre ello; así que ese miedo no tiene cometido alguno.

¿Este miedo puede dañar tu salud? He aquí algunas de las consecuencias del miedo crónico:

  • Debilitamiento del sistema inmunitario.
  • Desórdenes cardiovasculares y gastrointestinales.
  • Depresión.
  • Problemas de fertilidad.
  • Migraña.
  • Pérdida de memoria a corto plazo.

Además, el miedo crónico puede afectar tu apetito, tu rendimiento laboral y tus relaciones. Y puede desembocar en dependencia de sustancias como el alcohol, la comida, el tabaco o las drogas.

Consejos para lidiar con el miedo:

  • Practica técnicas de relajación (meditación o respiración profunda).
  • Haz ejercicio regularmente.
  • Acaba con la nicotina, el alcohol y las drogas.
  • Mantén una dieta saludable, empezando el día con un buen desayuno.
  • Socializa a menudo con su familia y amigos.
  • Busca ayuda con un terapeuta cualificado.

El cuidado quiropráctico puede ayudarte a minimizar los efectos del estrés provocados por el miedo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *