CUENTA TUS BENDICIONES

Hay dos tipos de persona: Los que se empeñan, desean y ansían el próximo acontecimiento, y aquellos con un sentido de contento interior y gratitud.

Sucede que la felicidad no está “ahí afuera” en algún lado, supeditada de ser adquirida o conseguida. La felicidad (relacionada a la alegría) viene de un sentido de paz y calma que acepta lo que hay.Es una decisión.La gratitud comienza al volvernos más conscientes de nuestras bendiciones. Una forma de contar nuestras bendiciones es hacer una lista de ellas. Así que empecemos.

Empieza agradeciendo por tu vida, tus padres,  tu salud, tu propósito y todas las oportunidades que tienes. Y luego, haz una lista de experiencias en tu vida que te bendijeron, comenzando por las más tempranas memorias de la escuela, eventos familiares, vacaciones y todo el resto. Luego, lista a las personas que conociste, los libros importantes que has  leído, y las películas significativas que viste. Ya te das una idea. Tu lista muy pronto incluirá cientos o miles de entradas.Luego, añade a la lista al menos una bendición al día.Entonces, cuando te sientas deprimido, menospreciado, minimizado o derrumbado, saca tu lista y ¡empieza a leer!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *